Tabaco, drogas, alcohol

Fumar

Sin duda alguna el tabaco supone un claro riesgo de salud para ti y para tu bebé. Varios estudios confirman que fumar durante el embarazo puede llevar fácilmente a malformaciones del bebé, nacimientos prematuros o, lastimosamente, incluso a la pérdida del bebé.
El tabaco tiene un efecto directo en el proceso de crecimiento del bebé, la placenta no es capaz de retener todas las sustancias perjudiciales del tabaco alejadas de tu bebé, de manera que algunas de ellas sí llegan a la criatura directamente a través del cordón umbilical.
usada_fumar1.jpg
Pero... ¡atención!: no sólo cuenta si tú fumas: también es importante que si las personas con las que convives fuman, sea tu pareja u otros familiares, os replanteéis la situación.
Fumar de forma pasiva puede perjudicaros a ti y a tu bebé. Si tienes pensado quedarte embarazada deberías mantenerte lo más alejada posible del fumar activo y pasivo.

Consumir drogas

Cualquier tipo de droga supone un elevadísimo riesgo para la salud de tu bebé y la tuya. Si deseas quedarte embarazada o ya lo estás, deberías dejar por completo de consumir cualquier tipo de droga. Si no puedes por tus propios medios, deberás buscar ayuda. La marihuana reduce la calidad de los espermas, solamente después de un período de mínimo tres meses sin haber consumido, pueden recuperar su calidad. Otras drogas como la cocaína o la heroína pueden provocar malformaciones serias en el embrión y deberían ser apartadas inmediatamente de tu vida. Sin embargo, si sufres una adicción fuerte, deberás consultar con el personal médico, ya que la ansiedad que pueda provocar el dejarlo también debe ser controlada y quizá compensada con otras sustancias.

Alcohol

Durante el embarazo, y por tanto si te estás preparando para ello, renunciar el máximo posible al alcohol es una de las medidas más necesarias.
usada_bebidazumo1.jpg
Las investigaciones que se conocen hasta el momento dicen que el alcohol afecta de forma distinta a cada mujer embarazada. Sin embargo, en cualquier caso, ocasiona efectos negativos para tu salud y sobretodo para la de tu bebé. Los daños que se ocasionan a la criatura van desde deficiencias mentales, retraso de crecimiento o daños en el sistema nervioso hasta su pérdida.
No se cree que exista una cantidad de consumo de alcohol que no fuera perjudicial por ser baja. Por todo ello, te animamos a decir “No” al alcohol durante el embarazo, con ello te cuidas a ti y a tu bebé. Otro motivo por el que no es recomendable tomar alcohol si estás intentando quedarte embarazada es que hoy se sabe que el consumo regular de alcohol reduce la fertilidad de hombres y mujeres.
En resumen: si deseas un embarazo, y hasta ahora consumías alcohol, ¡ha llegado el momento de probar bebidas alternativas: que vivan los zumos y las mezclas tropicales!

Haz tu aportación en el Foro o lee los comentarios sobre este tema: Concepción - deseo un embarazo
Sigue leyendo acerca de anticonceptivos, ácido fólico, medicamentos.