Semanas 19 a 22 – quinto mes de embarazo - tu bebé

Tu bebé - Aprendiendo a coordinar movimientos

Al final de este mes pesa entre 350 y 500 gramos y mide unos 20 cm desde la coronilla hasta el culo. Ya ha crecido mucho, aún así sigue siendo pequeño y tiene espacio para ir cambiando a menudo de posición.

Al hacer presión sobre tu barriga desde fuera, tu criatura se aparta. Desde la fecundación hasta la semana 19 tu bebé ha crecido a una gran velocidad, a partir de ahora ésta disminuye.

Su piel es de un color rojizo, porqué aún no ha podido acumular suficiente grasa por debajo de ella. Ahora se concentra en aumentar de peso, crear reservas de grasa y madurar. Para mantener una temperatura aceptable tu bebé irá acumulando grasa en diversas zonas del cuerpo: pecho, barriga, etc.

Uno de los problemas de las criaturas que nacen antes de tiempo es que no son capaces de mantener ellas mismas la temperatura corporal necesaria, ya que aún no han podido acumular suficiente grasa.

Es recomendable hablar con tu bebé desde una etapa temprana por varios motivos. Se cree que después de haber nacido, ella puede reconocer las voces y de algún modo percibir una sensación de seguridad. En El embarazo mes a mes, podrás averiguar si otras mujeres embarazadas o sus parejas cantan canciones a sus criaturas o les cuentan como les ha ido el día.

Las glándulas sebáceas de la piel se activan y crean una sustancia muy grasienta que protege su piel. 

Las fibras nerviosas crean conexiones, los músculos se desarrollan y tu criatura ya se puede mover de forma más coordinada. Se mueve mucho, estira, hace gestos de agarrar, en resumen, se entrena. Gracias a la formación de los nervios en el cerebro necesarios para controlar nuestros sentidos, a partir de este mes tu criatura podría distinguir entre dulce y amargo, oler, oír y ver.

En sus encías ya se han creado varios dientes de leche. Si lo deseas, es probable que este mes puedas averiguar el sexo de tu bebé. Ya se pueden visualizar los testículos. Los ovarios contienen unos dos millones de óvulos, que hasta la pubertad se reducirán a unos 500.000.

Alrededor de la médula espinal se forma una envoltura protectora. Tiene un sistema inmunológico rudimentario que la protege de algunas infecciones. Tu bebé puede oír el ruido de la circulación de tu sangre, el ruido de tu estómago o el de tu corazón. Oye ruidos que vienen de fuera de tu cuerpo.

 

Sigue leyendo sobre tu cuerpo: Primeras patadas