Semanas 3 a 6 – primer mes de embarazo

Antes de que tú lo sepas

Aún faltan algunos días hasta que sepas que estás embarazada, aún así en tu cuerpo ocurren muchas cosas a una gran velocidad.

A partir de la quinta semana, si tu regla no llega puedes empezar a sospechar que te has quedado embarazada. Si haces un test de embarazo podrás confirmarlo. Existen algunas pistas que quizá puedan darte una idea antes de la confirmación definitiva.

El óvulo es fecundado por un esperma, aproximadamente dos semanas después de tu última regla. Al principio se trata de un conjunto de células que se van especializando poco a poco, unas serán parte de la estructura ósea y otras de la piel de tu bebé.

La anidación y el trabajo de las hormonas

El óvulo fecundado se desliza por la trompa de Falopio hasta el útero. Allí se produce la anidación. Esto puede provocar un ligero sangrado de color oscuro.

En tu cuerpo ocurren cambios muy importantes. Uno de ellos es la enorme cantidad de producción de hormonas, especialmente el estrógeno. Esto conlleva una serie de cambios necesarios para el éxito del embarazo, como por ejemplo el engrosamiento de la mucosa del útero. Las hormonas HCG (Gonadotrofina Coriónica Humana) -que es la que detectan los test de embarazo de la farmacia- y la progesterona juegan un papel importante en la anidación del embrión.

usada_primermes1.jpg

En el momento en que el óvulo fecundado se anida el embrión desprende sustancias químicas que cumplen la función de avisar a tu cuerpo de que ha llegado el embrión y así pueden desencadenarse diversas reacciones necesarias, como por ejemplo, tu ciclo se para.

Las glándulas de los pechos son estimuladas por las hormonas que produce tu cuerpo durante el embarazo. Es muy probable que desde un principio notes como tus pechos crecen y se endurecen y que el pezón cambia de color y de tamaño. Quizá en tu caso sean otras las pistas que han hecho saber que estás embarazada, si lo deseas, compartelo en el Foro con otras futuras mamás que se encuentran en el primer trimestre.

Las células del joven embrión empiezan, ya en esta pronta etapa, a especializarse en tres grupos: del primero se desarrollarán más tarde los pulmones, el hígado o la vejiga, las del segundo grupo se convertirán en el esqueleto, músculos, ovarios, riñones o vasos sanguíneos. Por último el tercer grupo, del que se desarrollarán el vello, el pelo, las uñas o el esmalte dental.

Sigue leyendo sobre los primeros pasos en el desarrollo del embrión